lunes, 21 de mayo de 2012

Bomba de aviación en la catedral de Mosta (Malta)

Otro milagro similar es el que ocurrió en la catedral de Nuestra Señora de la Asunción en Mosta, Malta.
Esta catedral es conocida por tener una de las cúpulas más grandes en Europa, y que fue objetivo de la aviación alemana durante la segunda guerra mundial.
El 9 de abril de 1942, durante una incursión de la Luftwaffe, al menos tres bombas fueron lanzadas sobre la catedral. Dos de ellas rebotaron en el domo sin hacer explosión, y una tercera penetró la estructura, cayendo dentro de la catedral, para acabar rodando por la nave central. Esta bomba tampoco hizo explosión, para gran alivio  de los 300 fieles que se hallaban refugiados en la iglesia (principalmente ancianos y enfermos).
Por lo visto, tres bombarderos alemanes, para escapar de la caza británica, soltaron su carga mortal para poder poder escapar con mayor velocidad. Una de las bombas soltadas fue la que perforó el domo, rebotó dos veces en las paredes para acabar en e suelo de la iglesia. Por supuesto, antes de que el polvo levantado se hubiera vuelto a posar, todos los fieles habían abandonado la iglesia, temiendo un estallido retardado de la bomba, que nunca llegó.  

Un réplica de la bomba está expuesta en la catedral, con el cartel "Il-Miraklu tal-Bomba, 9 ta' April 1942" (el milagro de la bomba, 9 de abril de 1942).

Una de las leyendas sobre el episodio (que a mí me gusta pensar que es verdadera) es que cuando se procedió a su desactivación, se descubrión que no estaba cargada con explosivo, sino con arena, y que llevaba un trozo de papel con el siguente mensaje: "saludos de los trabajadores de Skoda, desde Plzen (en la Chekoslovakia ocupada por lo alemanes). Supuestamente, los trabajadores habrían estando saboteando el armamento fabricado en la fábrica. 

Por otro lado, si las bombas se lanzaron en emergencia, lo más probable es que no llegaran a armarse, de ahí que no detonaran con el impacto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada